Norma Internacional de Contabilidad NIC 25

(reestructurada en 1994)

Tratamiento Contable de las Inversiones

Esta Norma Internacional de Contabilidad reestructurada reemplaza a la Norma originalmente aprobada por el Consejo Directivo en Octubre de 1985. Se presenta ahora en el formato revisado adoptado a partir de 1991 para las Normas Internacionales de Contabilidad. No se ha hecho cambios sustanciales en el texto original aprobado. Se ha cambiado algunos términos para armonizarlos con la actual práctica del IASC, y se ha actualizado todas las referencias cruzadas.

Contenido

Norma Internacional de Contabilidad NIC 25 (reestructurada en 1994)

Tratamiento Contable de las Inversiones

Tabla de Concordancia

 

Alcance

Párrafos 1-3

Definiciones

4

Formas de Inversión

5 - 7

Clasificación de Inversiones

8 -14

Costo de Inversiones

15 -18

Valor Contable de las Inversiones

19-30

 

Inversiones Corrientes

19 - 22

 

Inversiones No Corrientes

23-26

 

Revaluaciones

27

 

Inversiones Inmobiliarias

28 -30

Cambios en el Importe Contable de las Inversiones

31-32

Enajenación de Inversiones

33-35

Transferencia de Inversiones

36 - 37

Conexiones en las Inversiones de Cartera

38-40

Estado de Ganancias y Pérdidas

41 -44

Empresas de Inversión (especializadas)

45-47

Impuestos

48

Revelaciones

49-50

Fecha de Vigencia

51

Tabla de Concordancia

Número de párrafo en la estructura anterior

Número de párrafo en la estructura actual

1

1

2

3

3

4

4

5

5

6

6

7

7

10

8

11

9

12

10

13

11

14

12

15

13

16

14

17

15

18

16

20

17

21

18

T

19

24

20

25

21

26

22

Z7

23

suprimido

24

29

25

30

26

Suprimido

27

34

28

35

29

suprimido

30

suprimido

31

38

32

39

33

40

34

42

35

43

36

44

37

46

38

47

39

48

40

suprimido

41

50

42

2

43

8

44

9

45

28

46

19

47

23

48

32

49

31

50

33

51

36

52

37

53

41

54

45

55

49

56

51

Los párrafos que constituyen las pautas normativas aparecen en negrita.

Norma Internacional de Contabilidad NIC 25

(reestructurada en 1994)

Tratamiento Contable de las Inversiones

Los párrafos normativos, impresos en letra cursiva negrita, deben leerse en el contexto del material referencial y pautas de implementación de esta Norma específica, así como en el contexto del Prefacio a las Normas Internacionales de Contabilidad. Las partidas no significativas no son objeto de las Normas (ver párrafo 12 del Prefacio).

Alcance

1. Esta forma debe aplicarse para la contabilización y revelaciones de las inversiones.

2. Las empresas deben contabilizar sus inversiones de conformidad con los párrafos del 8 al 44, a menos que sean empresas de inversión (especializadas), en cuyo caso deben hacer la contabilización de conformidad con el párrafo 45.

3. Esta Norma no trata de:

(a) las bases de reconocimiento de intereses, regalías, dividendos y rentas provenientes de las inversiones, las cuales están comprendidos en las Normas Internacionales de Contabilidad NIC 18 - Ingresos, y NIC 17 - Tratamiento Contable de los Contratos de Arrendamiento;

(b) inversiones en subsidiarias (ver Norma Internacional de Contabilidad NIC 27 Estados Financieros Consolidados y Tratamiento Contable de las Inversiones en Subsidiarias;

(c) inversiones en compañías asociadas y empresas mixtas (ver Norma Internacional de Contabilidad NIC 28 - Tratamiento de las Inversiones en Compañías Asociadas);

(d) inversiones en asociaciones en participación (ver Norma Internacional de Contabilidad NIC 31 - Información Financiera sobre Participaciones en Asociaciones en Participación);

(e) plusvalía mercantil, patentes, marcas y activos similares;

(f) arrendamientos financieros según lo definido por la Norma Internacional de Contabilidad NIC 17 - Tratamiento Contable de los Contratos de Arrendamiento; y

(g) inversiones en planes de prestaciones de jubilación y empresas seguros de vida.

Definiciones

4. Los siguientes términos se emplean en la presente Norma con el significado que aquí se les asigna:

Una inversión es un activo mantenido por una empresa para el incremento de riqueza a través de la distribución de beneficios (como intereses, regalías, dividendos y alquileres), para aumentar el capital o para otros beneficios para la empresa inversora, como los que se obtienen a través de las relaciones comerciales. Las existencias, tal como se definen en la Norma Internacional de Contabilidad NIC 2 - Existencias, no constituyen inversiones. Los inmuebles, maquinaria y equipo, tal como se definen en la Norma Internacional de Contabilidad NIC 16 - Inmuebles, Maquinaria y Equipo, que no sean inversiones inmobiliarias, no constituyen inversiones.

Una inversión corriente es una inversión que, por su propia naturaleza, es enajenable a corto plazo y que se intenta que no se mantenga durante un tiempo superior a un año.

Una inversión a largo plazo es la in versión que no es corriente.

Una inversión inmobiliaria es una inversión en tierras o edificios que no se ocupan sustancialmente para ser usadas directamente o en las operaciones de la empresa inversora o de otra empresa del mismo grupo empresarial.

Valor razonable es el importe por el cual un activo puede ser intercambiado entre un comprador bien informado y un vendedor igualmente entendido, en una operación de mercado, a precio de mercado.

Valor de mercado, es el importe que puede obtenerse de la venta de una inversión en un mercado activo.

Negociable, significa que existe un mercado activo a partir del cual se puede obtener un valor de mercado o cualquier otro indicador que permita calcular un valor de mercado.

Formas de Inversión

5. Las empresas mantienen las inversiones por diversas razones. Para algunas empresas la actividad de inversión es un elemento significativo de las operaciones y la evaluación del rendimiento de la empresa puede largamente, o únicamente, depender de los resultados reportados sobre su actividad. Algunas mantienen inversiones como un almacén de fondos excedentes y otras manejan inversiones comerciales con el fin de cimentar una relación comercial o establecer una ventaja comercial.

6. Algunas inversiones están representadas por certificados o documentos similares, otras no, y otras no. El carácter de una emisión puede ser el de una deuda distinta de las deudas comerciales a corto o largo plazo y que representa una cantidad monetaria que se debe al titular y que normalmente devenga intereses; alternativamente, puede ser un interés en los resultados de una empresa, como por ejemplo, mediante la tenencia de acciones. La mayor parte de las inversiones representan derechos financieros, pero algunos son tangibles, tales como determinadas inversiones en tierras o edificios, así como inversiones directas en oro, diamantes u otros productos negociables.

7. Para algunas inversiones existe un mercado activo a partir del cual puede establecerse un valor de mercado. Para tales inversiones el valor de mercado es un indicador del valor razonable. Para otras inversiones un mercado activo no existe y se usan otros medios para determinar este valor razonable.

Clasificación de Inversiones

8. La mayor parte de las empresas presentan balances de situación que distinguen el activo circulante del activo a largo plazo. Las inversiones corrientes se incluyen como activo corriente y las no corrientes como activo no corriente.

9. Las empresas que no distinguen entre inversiones corrientes y no corrientes en su balance general deberán, no obstante, hacer una distinción para fines de valuación y determinar el monto registrado por inversiones de conformidad con los párrafos 19 y 23.

10. Muchas empresas presentan balances que distinguen entre activos corrientes y no corrientes de conformidad con la Norma Internacional de Contabilidad NIC 13 - Presentación de Activos y Pasivos Corrientes. Las inversiones corrientes se incluyen como activos corrientes. El hecho de que una inversión negociable se haya retenido por un considerable período no necesariamente impide su clasificación como corriente.

11. Las inversiones mantenidas principalmente para proteger, facilitar o para otros negocios u operaciones existentes, a menudo llamadas inversiones comerciales, no se hacen con la intención de poder disponer de ellas como recurso líquidos adicionales y son, de ese modo, clasificadas como de lago plazo. Otras inversiones, tales como inversiones inmobiliarias, se busca mantenerlas por un número de años para generar ingresos y ganancias de capital. Se clasifican, por tanto, como activos de largo plazo, aun cuando sean negociables.

12. Algunas empresas prefieren no distinguir entre activo corriente y de largo plazo, y otras, por experiencia legal, deben adoptar un formato de balance de situación en el que no se efectúa tal distinción. Muchas empresas de este tipo operan en el campo financiero, tales como bancos o empresas de seguros. Aunque tales empresas no intenten o no tengan como objetivo el realizar dichos activos en operaciones corrientes, generalmente, consideran muchas de sus inversiones como disponibles para los efectos de que puedan requerirlos sus operaciones corrientes.

13. Sin embargo, tales empresas pueden tener inversiones de largo plazo, por ejemplo un banco puede tener acciones en una empresa de arrendamiento financiero.

14. Muchas empresas de este tipo, por lo tanto, analizan sus inversiones y les dan unos valores contables de acuerdo con sus características de inversiones corrientes o no corrientes.

Costo de Inversiones

15. El costo de una inversión incluye los gastos de adquisición, tales como honorarios de agentes de cambio y bolsa, derechos y comisiones u honorarios de los bancos.

16. Si se adquiere una inversión, en todo o en parte, mediante la emisión de acciones u otros títulos, el costo de adquisición es el valor razonable de esos títulos emitidos y no su valor nominal o a la par. Si se adquiere una inversión, o parte de ella, a cambio de otro activo, el costo de adquisición de inversión se determina con referencia al valor razonable del activo del que se ha desprendido la empresa. Puede ser adecuado considerar este valor razonable de la inversión adquirida sí se evidencia con mayor claridad.

17. Los intereses, regalías, dividendos y alquileres que se reciben en relación con una inversión se consideran, generalmente, como ingresos, reputándose como el pago o rendimiento de dicha inversión. Sin embargo, en algunas circunstancias tales entradas o influjos de capital o de fondos, representan una recuperación del costo y no forman parte del ingreso. Por ejemplo, cuando se obtiene un interés que aún no ha sido pagado antes de la adquisición de una inversión que devenga intereses y que por lo tanto está incluido en el precio pagado por la inversión, la recepción subsiguiente de los intereses se estima que se ha obtenido entre los períodos pre-adquisición y post-adquisición. La porción relativa al período anterior a la adquisición se deduce del costo. Cuando los dividendos en títulos de acciones se declaran correspondientes a beneficios antes de la adquisición se aplica un tratamiento similar. Si es difícil realizar tal diferenciación, excepto de una forma totalmente arbitraria del costo de una inversión, normalmente se reduce por los dividendos a recibir solamente si representan claramente una recuperación de parte del costo.

18. La diferencia entre el costo de adquisición y el valor de amortización de una inversión de títulos de la deuda (el descuento o prima de la adquisición) se amortiza normalmente por el inversor durante un período que va desde la adquisición hasta su vencimiento de tal forma que puede obtenerse un rendimiento constante sobre la inversión realizada. El descuento o prima que se amortiza se abona o carga a ingresos como si se tratara de intereses y se añaden o se deducen del valor contable de los títulos correspondientes. El valor contable resultante se considera entonces como un costo.

Valor Contable de las Inversiones

Inversiones Corrientes

19. Las inversiones clasificadas como activos corrientes deben llevarse al balance general.

(a) al valor de mercado; o

(b) al valor de costo o mercado, el más bajo.

Si las inversiones corrientes son llevadas al valor de costo o mercado, el más bajo, el valor contable debe determinarse en base del agregado de la cartera de inversiones, por el total o por categoría de inversión, o en base de una inversión individual

20. Las opiniones difieren sobre el valor contable apropiado para las inversiones corrientes. Algunos mantienen que para los estados financieros preparados bajo la convención del costo histórico, la regla general de valor de costo o de realización, el menor, es el que se debe aplicar a las inversiones, y dado que la mayor parte de las inversiones corrientes son negociables, el valor contable es el menor de entre el valor de costo o mercado. Los que mantienen este método de determinar el valor contable indican que facilita un valor en el balance muy prudente y que no da lugar a reconocer beneficios no obtenidos como ingresos. También afirman que los cambios fortuitos en los precios de mercado, que pueden cambiar en sentido contrario, no se contabilizan meramente como resultado de elegir una particular fecha de balance.

21. Otros argumentan que, dado que las inversiones corrientes son perfectamente enajenables y constituyen un fondo de riqueza o un sustituto de caja o tesorería, es adecuado valorarlas a este precio razonable que usualmente es el valor de mercado. A la empresa no le importa cuál sea el costo de tales partidas, sino el dinero que se pudiera -generar a través de su enajenación. Las inversiones se distinguen de las existencias porque, generalmente, pueden venderse sin gran esfuerzo, en tanto que sería, normalmente, falto de toda lógica reconocer beneficios sobre la venta de existencias antes de que se hubiera asegurado tal venta. Cada inversión puede ser vendida como parte del negocio, por ejemplo, una inversión en acciones puede venderse y los ingresos obtenidos ser reinvertidos en una cuenta de depósito bancario sin detrimento del negocio, y por lo tanto es adecuado informar y dar la valoración a precio de mercado, Los que apoyan al valor de mercado también argumentan que las valoraciones de las inversiones a costo histórico permiten a la dirección obtener ingresos a su discreción, dado que pueden venderse determinadas inversiones previamente seleccionadas, y que pueden ser recompradas inmediatamente, de forma que los beneficios resultantes se consideren ingresos, aunque tales operaciones no hayan en absoluto modificado la situación económica de la empresa.

22. En general, el interés de la empresa es por el valor global de su cartera de inversiones corrientes y no de cada una de las inversiones que ha efectuado, dado que las inversiones se mantienen, en forma colectiva, como un fondo de riqueza. De acuerdo con este enfoque, las inversiones llevadas o contabilizadas al menor valor de costo o mercado son valuadas sobre la base de cartera global, ya sea mediante totales o por categorías de inversiones y no sobre una base individual de valoración. Sin embargo, algunos arguyen que de usar la base como cartera resultan pérdidas que son compensadas con beneficios no realizados.

Inversiones no corrientes

23. Las inversiones clasificadas como activos de largo plazo deben llevarse al balance general:

(a) al costo;

(b) a montos revaluados; o

(c) en caso de valores patrimoniales negociables, al valor de costo o de mercado, el más bajo, determinado en base de la cartera.

Si se usan los montos revaluados debe adaptarse una política de frecuencia de revaluaciones y, al mismo tiempo, revaluarse una clase entera de inversiones de largo plazo.

El valor contable de todas las inversiones de largo plazo debe reducirse para reconocer una declinación no temporal en el valor de las inversiones; determinándose y efectuándose esta reducción, por cada inversión individual

24. Las inversiones de largo plazo normalmente se registran al costo. Sin embargo, cuando existe una disminución de su valor que no sea de carácter temporal, en cuanto a una inversión a largo plazo se refiere, el valor contable se reduce para reconocer esa disminución del valor. Indices del valor de una inversión se pueden obtener con referencia al valor de mercado, a los activos y resultados de la empresa en la que se ha invertido, así como a las expectativas de beneficios derivados de la inversión; igualmente se tienen en cuenta tanto el riesgo como el tipo y grado de participación del inversor en la empresa en que invierte. Las restricciones, a la empresa receptora de la inversión, para que distribuya beneficios, y las restricciones de enajenación para el inversor, pueden afectar igualmente el valor atribuido a la inversión.

25. Muchas inversiones a largo plazo son de importancia individual para la empresa inversora. El valor contable de las inversiones a largo plazo, en consecuencia, se determina normalmente sobre la base de partida por partida. Sin embargo, en algunos países los títulos de acciones negociables clasificados como inversiones a largo plazo pueden ser registrados al valor de costo o de mercado, el menor, en base de la cartera global. En estos casos, reducciones temporales así como anulaciones de tales reducciones se pueden incluir dentro del valor de las acciones.

26. Las reducciones en los valores contables de las inversiones a largo plazo que no se deban a una disminución temporal de los mismos se cargan en la cuenta de ganancias y pérdidas, a menos que estén compensando una revalorización que se haya efectuado con anterioridad (véase párrafo 32). Las reducciones en el valor contable pueden reversarse cuando exista un incremento del valor de la inversión, o si las razones para dicha reducción ya no existen; sin embargo, en algunos países las reducciones en los valores contables no son reversadas.

Revaluaciones

27. En algunas ocasiones, las inversiones a largo plazo se revalorizan al valor razonable. Con objeto de mantener una continuidad de criterio, se adopta una política en cuanto a la frecuencia de la revalorización, y todas las inversiones a largo plazo se revalorizan al mismo tiempo, o, como mínimo, toda una categoría de inversiones se revaloriza.

Inversiones Inmobiliarias

28. Una empresa que mantenga inversiones inmobiliarias debe:

(a) tratarlas como una propiedad de conformidad con la Norma Internacional de Contabilidad NIC 16 - Inmuebles, Maquinaria y Equipo; o

(b) contabilizarías como inversiones a largo plazo.

29. Algunas empresas eligen contabilizar sus inversiones inmobiliarias como inversiones de largo plazo; otras prefieren contabilizar y cargar la depreciación en estas inversiones de acuerdo a su política contable de inmuebles, maquinaria y equipo, de conformidad con la Norma Internacional de Contabilidad NIC 16 -Inmuebles, Maquinaria y Equipo. p>

30. Las empresas que contabilizan las inversiones inmobiliarias como inversiones de largo plazo consideran que los cambios en su valor razonable, generalmente valor de mercado, son más significativos que su desvalorización. Las propiedades, en consecuencia, se revalorizan periódicamente sobre una base sistemática. Cuando se reconocen valores razonables en el valor contable, cualesquier cambios que se produzcan en el valor contable se contabilizan de acuerdo con el párrafo 32. Cuando tales valores razonables no se reconozcan en el valor contable, debe hacerse la correspondiente revelación.

Cambios en el Importe Contable de las Inversiones

31. Una empresa que lleva sus inversiones corrientes a valor de mercado debe adoptar y aplicar uniformemente una política de contabilización de aumentos y disminuciones en el importe contable, que debe:

(a) ser reconocido como ingreso o gasto; o

(b) ser contabilizado de conformidad con el párrafo 32.

32. Un aumento en el importe contable que surja de la revalidación de inversiones de largo plazo debe acreditarse al patrimonio de los inversionistas como un excedente de revaluación. En la medida en que una disminución en el valor contable compensa un aumento anterior, por la misma inversión, que ha sido acreditado a excedente de revaluación y no se ha reversado o utilizado posteriormente, debe cargarse tal disminución contra dicho excedente de revaluación. En todos los otros casos, una disminución en el importe contable debe ser reconocido como gasto. Un aumento en la revaluación directamente relacionado con una disminución anterior en el importe contable de la misma inversión que se reconoció como gasto, debe acreditarse a ingresos en la medida en que compense el aumento anteriormente registrado.

Enajenación de Inversiones

33. En la venta de una inversión, la diferencia entre un valor contable y lo que se obtiene por la venta, libre de gastos, se reconoce en la cuenta de pérdidas y ganancias como beneficio o venta. Si la inversión fue un activo corriente llevado en base de la cartera al valor de costo o de mercado, el más bajo, la ganancia o pérdida de venta deberá basarse en el costo. Si la inversión ha sido revalorizada previamente o fue registrada a valor o precio de mercado y el incremento en el valor contable ha sido transferido a excedente de revaluación, la empresa deberá adoptar una política de acreditar a ingresos el monto de cualquier excedente de revaluación pertinente que quede, o de transferirlo a utilidades retenidas. Esta política deberá aplicarse consistentemente de conformidad con la Norma Internacional de Contabilidad NIC 8 - Utilidad o Pérdida Neta del Ejercicio, Errores Sustanciales, y Cambios en las Políticas Contables.

34. Cualquier reducción al valor de mercado de inversiones corrientes que se registren al valor de costo o de mercado, el menor, en base de toda la cartera, se hará contra el costo de la cartera de una forma global. Las inversiones individuales continúan registrándose a precio de costo. Consecuentemente, la utilidad o pérdida en la venta de una inversión individual se basa en el costo; sin embargo, la reducción total a precio de mercado de la cartera, tendrá que evaluarse.

35. Cuando se enajena parte de la tenencia de inversiones de una empresa, deberá atribuirse un valor contable a la parte que haya sido vendida o enajenada. Este importe contable, normalmente, se determina por medio del valor contable promedio del total de la cartera de inversiones que se tengan en ese momento.

Transferencia de Inversiones

36. Para inversiones a largo plazo reclasificadas como inversiones corrientes, las transferencias deben hacerse:

a) al valor de costo o valor contable, el menor, si las inversiones corrientes se registran al valor de costo o de mercado, el menor. Si la inversión fuere valorizada con anterioridad, cualquier reserva o excedente de revaluación que quedase respecto a esta inversión, deberá reversarse al momento de la transferencia,

b) al valor contable si las inversiones corrientes se han registrado al valor de mercado. Si los ingresos incluyen los cambios del valor de mercado de estas inversiones corrientes, cualquier excedente de revaluación que quedase respecto a esta inversión deberá transferirse a ingresos.

37. Las inversiones reclasificadas que pasan de corriente a largo plazo deberán ser transferidas cada una al valor de costo y de mercado, el menor, o al valor de mercado si ellos fueron previamente establecidos a ese valor.

Conexiones en las Inversiones de Cartera

38. Una empresa con una actividad de inversión significativa, típicamente mantiene una cartera de inversiones con la que está negociando en forma constante. Al hacerlo así, la empresa busca mejorar la calidad y el rendimiento de su cartera de inversiones. Al enajenar una inversión en particular, los fondos que ésta genera se hacen disponibles para su reinversión o pueden quedar como un elemento de tesorería de la cartera de inversiones.

39. En vista de los cambios constantes de las inversiones dentro de una cartera, existen o se mantienen diferentes opiniones acerca del tratamiento contable más adecuado de la enajenación de una inversión en particular:

(a) algunos mantienen que cualquier exceso o deficiencia del valor neto de venta sobre el valor contable representa un beneficio o pérdida que ya se ha materializado y que debería ser reconocido como ingreso inmediatamente;

(b) otros argumentan que la enajenación meramente refleja un ajuste de las partes constituyentes de la cartera que no representan ningún incremento o decremento de valor, dado que constituyen solamente una sustitución de una inversión por otra y que, por lo tanto, no debe reflejarse ninguna utilidad o pérdida como resultado; y

(c) algunas abogan por un camino intermedio, mediante el cual la diferencia entre el valor neto de venta y el costo se amortiza con cargo a ingresos durante un período determinado.

40. La alternativa (a) es el método preferido, la alternativa (b) es adecuada solamente cuando se usa como base el valor de mercado y los cambios en el valor de mercado se incluyen como ingresos, dado que los ajustes en el valor de mercado ya habrán sido tenidos en cuenta a efectos contables. La alternativa (e) no es adecuada porque no reconoce todo la utilidad o pérdida en el período en que realmente tiene lugar.

Estado de Ganancias y Pérdidas

41. Los siguientes conceptos serán incluidos en el estado de ganancias y pérdidas:

(a) ingresos de inversiones provenientes de:

(i) intereses, regalías, dividendos y rentas de inversiones de largo plazo y corrientes;
(ii) utilidades y pérdidas por enajenación de inversiones corrientes;
(iii) ganancias y pérdidas no realizadas sobre inversiones corrientes llevadas al valor de mercado, cuando tal política es adoptada según el párrafo 31; y
(iv) reducciones al valor de mercado y reversiones de tales reducciones requeridas para establecer inversiones corrientes al valor de costo y de mercado, el menor;

(b) reducciones del valor contable para disminuciones de valor no temporales en el valor de inversiones de largo plazo, y reversiones de tales reducciones; y

(c) utilidades y pérdidas por enajenación de inversiones de largo plazo, calculadas conforme al párrafo 33.

42. Algunas empresas que llevan inversiones corrientes al valor de mercado considerando que ellas constituyen un almacén de beneficios de libre disponibilidad reconocen las utilidades o pérdidas del valor de mercado como elemento de ingreso a contabilizar en el estado de ganancias y pérdidas junto con las ganancias y pérdidas por enajenación. Sin embargo, en algunos países estas ganancias no se permite que sean incluidas como resultado y se acreditan directamente al patrimonio de los inversionistas y se contabilizan de la misma forma que un excedente de revaluación de inversiones de largo plazo.

43. Si las inversiones corrientes son llevadas al valor de costo y valor de mercado, el menor, cualesquier reducciones en el valor de mercado y cualesquier reversiones de tales reducciones se incluyen en el estado de ganancias y pérdidas junto con las utilidades y pérdidas de enajenación.

44. Cualesquier reducciones en el valor contable para disminuciones no temporales en el valor de inversiones de largo plazo, y reversiones de tales reducciones y utilidades y pérdidas por enajenación de inversiones de largo plazo, se incluyen en el resultado y se presentan de conformidad con la Norma Internacional de Contabilidad NIC 8 Utilidad o Pérdida Neta del Ejercicio, Errores Sustanciales, y Cambios en las Políticas Contables.

Empresas de Inversión (especializadas)

45. Las empresas de inversión (especializadas) que están prohibidas de distribuir utilidades por enajenación de inversiones pueden excluir de resultados los cambios de valor de las inversiones, realizadas o no, siempre que lleven sus inversiones a valor razonable. Tales empresas deben incluir en los estados financieros un resumen de todos los movimientos de valor de sus inversiones del período.

46. En algunos países existen determinadas empresas especializadas en inversiones cuyo objeto principal es la tenencia de carteras de títulos negociables como un vehículo de inversión para sus inversionistas individuales. Estas empresas mantienen sus inversiones a valor razonable, normalmente valor de mercado, porque es la base más apropiada en las circunstancias. Las utilidades y pérdidas realizadas por sus inversiones las consideran de la misma naturaleza que aquellas no realizadas y, por tanto, las registran de la misma forma. Hacen la correspondiente revelación de un resumen de todos los movimientos del valor de sus inversiones por el período.

47. Los estatutos de estas empresas prohiben la distribución como dividendos de beneficios derivados de la enajenación de inversiones y exigen que se distinga perfectamente entre el ingreso que se derive de los intereses y dividendos y las ganancias y pérdidas que resulten de la enajenación de las inversiones. De aquí que estas empresas excluyan de los ingresos todos los cambios derivados del valor de las inversiones, se realicen o se enajenen éstas o no.

Impuestos

48. La contabilidad de las consecuencias contables resultantes de la aplicación de esta Norma se trata de acuerdo con la Norma Internacional de Contabilidad 12 - Tratamiento Contable del Impuesto a la Renta.

Revelaciones

49. Debe revelarse lo siguiente:

(a) las políticas contables para.

(i) la determinación de valores contables de las inversiones;
(ii) el tratamiento de los cambios en el valor de mercado, de las inversiones corrientes que se mantengan al valor de mercado; y
(iii) el tratamiento del excedente de revaluación sobre la venta de una inversión revalorizada

(b) los importes significativos de los resultados por inversión de:

(i) intereses, regalías, dividendos y rentas de inversiones de largo plazo e inversiones corrientes:
(ii) utilidades y pérdidas en la enajenación de inversiones corrientes; y
(iii) cambios en el valor de tales inversiones

(c) el valor de mercado de las inversiones negociables si no se llevan a valor de mercado.

(d) el valor razonable de inversiones inmobiliarias si éstas están contabilizadas como inversiones de largo plazo y no a valor razonable;

(e) restricciones significativas a la realización de inversiones o a la remisión de ingresos y beneficios de enajenación;

(f) para inversiones de largo plazo expuestas a montos revaluados:

(i) la política de frecuencia de revaluación;
(ii) la fecha de la más reciente revaluación; y
(iii) la base de revaluación y si participa un valuador externo;

(g) los movimientos del período respecto al excedente de revaluación y la naturaleza de tales movimientos; y

(h) para empresas cuyo negocio principal es la tenencia de inversiones, un análisis de la cartera de inversiones.

50. Debe llevarse a cabo las siguientes revelaciones para ayudar a la comprensión de los lectores de los estados financieros:

(a) un análisis de inversiones de largo plazo por categorías;

(b) la evaluación de los directores respecto al valor razonable de las inversiones que no son negociables;

(c) cuando las inversiones no son negociables, el método de evaluar el valor usado para efectos de comparación con el costo, si esto es aplicable;

(d) el monto de los excedentes de revaluación anteriores que se relacionen con las inversiones enajenadas durante el año y que ha sido previamente distribuido o convertido en capital accionarlo; y

(e) detalles de toda inversión individual que represente una proporción significativas de los activos de la empresa que presenta la información.

Fecha de Vigencia

51. La presente Norma Internacional de Contabilidad rige para los estados financieros que cubren los períodos que comienzan el 1 de Enero de 1987 o después de esa fecha.